Talleres de tagging como caligrafía

Talleres teórico-prácticos de caligrafía

Las firmas o tags son el elemento central del graffiti, pero también su parte más desconocida. Aunque puedan parecer aleatorias y faltas de intención, cada firma escrita por un grafitero en el espacio público forma parte de una escuela caligráfica compleja y fascinante creada en Nueva York en los setenta y practicada hoy en todo el mundo.

En este taller teórico-práctico cada participante explora sus habilidades caligráficas usando herramientas, metodologías y estilos propios del tagging, y adquiere recursos para apreciar mejor esta malentendida forma de arte.

¿Es el tagging una forma de caligrafía?

La caligrafía es un arte casi perdido en buena parte del mundo. En los países occidentales, el tagging es la única escuela caligráfica ampliamente practicada. Como la caligrafía gótica o la caligrafía tradicional china, el tagging es una tradición de escritura estilizada con sus estilos, materiales, metodologías y valores característicos.

Las herramientas características del tagging son el aerosol y el rotulador, pero también el rodillo o incluso el extintor. Sus soportes característicos son todas las superficies del espacio público, y los grafiteros han ideado recursos para adaptarse a cada una de ellas. Sus metodologías características vienen dadas por la ilegalidad y por la relación entre el cuerpo humano y la arquitectura, con sus posibilidades y limitaciones. Y sus convenciones formales incluyen infinidad de estilos caligráficos desarrollados por grafiteros de distintos lugares y épocas.

Primera parte, teoría: Historia del tagging

El taller arranca con una clase teórica. La clase comienza estudiando los numerosos antecedentes del tagging en diferentes épocas de la historia, sobre todo las épocas clásica, medieval y romántica. A continuación examina la génesis del tagging en Nueva York, por qué surgió y cómo tomó forma. Continúa analizando cómo los escritores de graffiti han colonizado diferentes tipos de superficie adaptando herramientas industriales para usarlas como instrumentos de escritura. Y finalmente estudia cómo generaciones de escritores de todos los continentes han deconstruido y reinventado el alfabeto dando forma a infinidad de estilos caligráficos diferentes.

Segunda parte, práctica: Introducción al tagging

La principal parte del taller es la práctica. En ella los participantes manejan instrumentos, técnicas y metodologías de escritura características del tagging, y aprenden a dar forma a un nombre usando diferentes estilos y recursos gráficos del rico acervo caligráfico del graffiti.

Práctica sobre papel

Cada participante estudia ejemplos de tags proporcionados por el profesor y practica copiándolos. Después idea un alias y lo ensaya con bolígrafo sobre papel usando distintos estilos y recursos caligráficos, tanto adoptados del material estudiado como ideados por sí mismo o misma.

Práctica sobre pared

Cada participante practica su tag sobre una superficie vertical usando rotuladores diseñados específicamente para el graffiti. La superficie se llena progresivamente de firmas formando una obra colaborativa. El profesor limpia periódicamente la superficie para volver a empezar.

Replicamos algunos condicionantes de la metodología del tagging tal y como se practica realmente en la calle. Por ejemplo, firmar mientras se oculta la acción con el propio cuerpo, o aprovechar los espacios que quedan vacíos a medida que la superficie se va llenando –espacios muy altos o muy bajos, grandes o pequeños, y de distintas proporciones y formas–. Estos condicionantes obligan a adaptar la forma del tag en cada ocasión, y hacen necesario adoptar posturas corporales que dificultan la escritura.

Ediciones pasadas:

Málaga 2018
Madrid 2016